BARRA DE PESTAÑAS

23 oct. 2011

Dia 17,18 y 19. Viaje de Manali a Rishikesh, llegada en Rishikesh, Estado de Uttarkahand. INDIA.



Rishikesh. Ind
La ciudad de Rishikesh os sonará a más de uno, sobre todo a los fans de los Beatles. En los años 60, los Beatles vinieron a la ciudad de Rishikesh a quedarse en un Ashram ( centro de meditación y Yoga). Desde entonces la ciudad se ha convertido en el paraíso del yoga y por lo tanto de los distintos yogis venidos de todo el mundo, buscando una estancia idílica y maravillosa en este paraíso del Yoga.  Y ahora os doy yo mi impresión: La ciudad en sí, Rishikesh ciudad es bastante fea, como la mayoría de ciudades indias esta regada de contaminación, muchos coches, rickshaws, motos y bicicletas, y mucho ruido. La calle principal esta llena de puestecitos de comida, talleres, tiendas especializadas, y demás comercios. Mientras que las calles adyacentes son casi todas viviendas. 
puente de Raman Jhula
Por otro lado, están las zonas de Raman Jhula y Laxman Jhula, ambos son puentes peatonales que se encuentran a 2 km’s del centro de la ciudad de Rishikesh, explicado antes. En la zona de Raman Jhula, hay unos cuantos Ashrams y un par de templos, es aquí donde se concentran una gran cantidad de Babas y Sadus ( hombres santos ) y unos cuantos mendigos más. La zona de Laxman Jhula es una zona mucho más comercial, se ve que la mayoría de albergues están en esta zona, y también una gran cantidad de Ashrams. Aquí también se puede ver como este pueblo ha sufrido las consecuencias de la comercialización exacerbada, gente vendiendo panfletos, mil puestos de ropa y souvenirs, etc, todo para acabar de destrozar el aura de grandeza que ha rodeado a esta ciudad siempre. Hay que tener en cuenta que la ciudad de Rishikesh, al estar en las orillas del Ganges, el rio más sagrado de la india, es una ciudad sagrada. El alcohol y la carne están absolutamente prohibidos, y se le pide a todo el mundo ( sobre todo turistas extranjeros) mantener una línea de vestimenta apropiada para la zona. Aparte de las limitaciones, el ser una ciudad santa o sagrada la ha convertido en ciudad de peregrinación de hinduistas de todo India, y es por ello que la concentración de Babas y Sadus es bastante alta, sobre todo en la zona de Raman Jhula. 
Rishikesh. India

conductor autobus Chandigarh-Dehra Dun. India
Y dejando de lado la clase de Rishikesh, os cuento que el viaje fue bastante bueno, duró unas 12 horas hasta la ciudad de Chandigarh, donde me estuve peleando toda la noche de forma muy sutil con mi vecino de asiento en el autobús, todo obviamente por el reposa-brazos central… como es normal! Codito por aquí… codito por allá…y al final, porque a cabezones no me gana nadie, MORODO WINS! En el camino conocí a dos chicos noruegos, Nick y Adrian, que iban hacia Rishikesh pero con calma, iban a quedarse a dormir en Chandigarh y pasarían un dia en Haridwar. Tambien conoci a un chico israelí, Alon, que iba a Rishikesh conmigo, por lo que tras  un par de paradas, decidimos ir juntos.

Revisor autobus Chandigarh-Dehra Dun

Llegamos a Chandigarh y cogimos un autobús local, que no sabíamos muy bien si era lo que tendríamos que haber cogido, hasta Haridwar. Una vez dentro del bus, en marcha, nos comentó el revisor que tardaba 5 horas… y en un autobús local…  ¡adelante, ya no podemos hacer otra cosa! En ese autobús íbamos un grupo de unos 7 chicos de Israel, Alon, y yo, y por supuesto todo el mundo que tenia que ir en ese autobús, que aunque no lo sabíamos, hacia escala en todos los pueblos que había en el camino. Uno de ellos me impresionó en especial, tal vez porque estuvimos estancados 1 hora y media para recorrer 2 kms, aunque también porque no he visto más tractores juntos en mi vida. Todos transportaban madera para muebles, cargados hasta arriba de carros inmensos, llenos de troncos de arboles talados, tractores y tractores sin parar; sin duda la madera era el negocio clave de la zona.  Llegamos a Dehra Dun, para  inmediatamente cambiar de autobús y coger otro rápidamente hacia Rishikesh, dicho y hecho, bajarnos de uno y subirnos a otro.

En algun punto entre Chandigarh y Dehra Dun. India




Por fin llegamos a Rishikesh ciudad, y nos juntamos a 2 de las chicas del grupo de israelís para compartir el Rickshaw hasta arriba, a 2 kms de la estación de autobuses. Las chicas por su lado a una zona que no conocíamos, nos fuimos Alon y yo a la zona de Laxman Jhula, cruzamos el puente y fuimos a un hostal que me habían recomendado unos amigos de Vashist, el Bombay Guesthouse. El Bombay Guesthouse podría decirse que es el centro neurálgico de los extranjeros hippies de Rishikesh. La gente es increíblemente simpatica, y todo el mundo es muy espiritual y muy hippie en general, como ya sabeis todos, me gusta,  no lo voy a negar (jajaja). Todas las noches en el guesthouse se toca música, gente de todas las nacionalidades se junta para tocar música, improvisando sobretodo, con instrumentos desde un bansuri ( flauta hindú), hasta un saxofón, tablas hindúes, guitarras… de todo, una mezcla increíble. Aquí hay gente de todo el mundo, Rusia e Israel son los que más, pero desde Suecia, Suiza, Alemania, Francia, Mexico, Argentina… de todos lados, y una energía increíble siempre, y una buena vibra constante. Todo el mundo deja su cuarto abierto (mientras esta en el albergue claro…) todo el rato y hay gente siempre moviéndose de un cuarto a otro, y música suena constantemente desde las habitaciones. El sitio es un antiguo Ashram convertido en albergue por el dueño.

Algunos de mis companeros de hostal. Rishikesh, India
Puerta Bombay Guest House. Rishikesh, India







Pasamos la noche después de estar tocando música en una de las terrazas, pero mi cansancio del viaje  no me dejo poder disfrutar demasiado de la velada, y pronto me fui a dormir. Esa misma noche conocimos a dos hermanos mexicanos, Arturo y Raimundo, un argentino, Esteban, Kane, ingles y una chica de la Republica Checa pero que no soy capaz de escribir el nombre ( lo siento!!).  Y por 10ª vez, otra persona mas ha pensado que soy de Israel… yo no se que tengo pero todo el mundo piensa que soy de Israel, hasta me han llegado un grupo hablando en hebreo… 
Dia 18. Rishikesh- Estado de Uttarkahand. India



yo banandome en una poza! Rishikesh, India

El dia comenzó tranquilo, dormimos hasta tarde Alon y yo, que acabamos compartiendo habitación para recortar en gastos. Nos levantamos y fuimos a desayunar, me encontré con los mexicanos y argentino, y hablamos de subir a una cascada que hay aquí al lado del puente de Laxman Jhula.  Nos preparamos y subimos, en un primer momento íbamos a ir a la playa en el rio Ganges, pero como no teníamos ni idea de donde era exactamente la bajada a la playa nos acabamos pasando hasta que llegamos hasta las cataratas, subimos por el rio, literalmente por el rio! ( GRACIAS MIRIAM POR ESAS CROCS!! DE NUEVO, ME SALVARON LA VIDA!)  y acabamos en medio del rio, bañándonos en unas pozas que había ahí, rodeados de jungla profunda, ni un solo ruido, ni un alma aparte de las nuestras… increíble sensación, de nuevo una de esas pequeñas cosas que te hacen sentirte vivo de nuevo! Llevo bastantes ya por suerte!!


Vendedora en la calle. Rishikesh, India

Al volver ya estaba atardeciendo por lo que nos quedamos en el albergue y en la zona tranquilamente, Arturo y Raimundo hablaban de ir a ver a un lutier de bansuri (flauta hindú) y de djembes y didgeridoo’s, un experto del bambú también, al parecer estaba en el centro del pueblo, y como ellos se iban ese mismo dia, aprovecharían para irse directamente desde el pueblo.




Dia 19. Rishikesh- Estado de Uttarkahand, India.    Nos levantamos medianamente pronto, listos para irnos del albergue lo suficientemente pronto como para que nos diera tiempo a encontrar al Lutier de Bambú, y su Bamboo Studio.



Caminamos todo el camino hasta Rishikesh, 4 kms mas o menos, sacando fotos y viendo un poco la zona de Raman Jhula, muchos Babas y mendigos por la calle, y tras perdernos un poco por el pueblo llegamos al estudio de Mukesh Dhiman. Mukesh es un hombre que tiene que andar por los cincuentas o sesentas. La historia de Mukesh es bastante increíble, hace muchos años, cuando tenia 18 años, un Australiano pasó por el albergue que regentaba su padre. Aquel australiano le enseñó un didgeridoo que llevaba con él, le enseñó a tocarlo y le llevo por la selva a encontrar pedazos de Bambú que pudieran servir para hacer didgeridoos.
Rishikesh. India
vendedor de verduras. rishikesh. India

Mukesh aprendió y comenzó a hacer Didgeridoos ( para el que no lo sepa, instrumento Australiano que consiste de un palo o tronco hueco con una acústica bastante peculiar). Varios años, y miles de Didgeridoos después, Mukesh compró un trozo de tierra y montó su propio taller, donde recibe de vez en cuando a viajeros y músicos extranjeros, y les enseña su increíble colección de didgeridoos y djembes de madera de una pieza.  A nosotros Mukesh nos trató como a verdaderos dioses, nos ofreció Chai, nos hizo un hueco en el suelo de su taller y dejó todo su trabajo para hablar con nosotros y contarnos un poco de su vida, al igual que interesarse por la nuestra.



Mukesh y su hijo, futuro de su negocio. Rishikesh, India

Nos pasamos toda la tarde con él, y los chicos con los que iba se compraron un didgeridoo increíble, yo lo hubiera hecho, pero suponía demasiado peso y lio para transportar… me quedo con las ganas, aunque dice que me lo puede mandar por correo! Asi que alomejor cae un Didgeridoo de este maestro lutier y gran persona.  Después de eso, me despedi de todos menos de Esteban el argentino, que se va a quedar en Rishikesh haciendo un curso de yoga en un ashram durante 1 mes, me da mucha envidia pero yo sin duda no puedo quedarme tanto tiempo, y tengo que seguir mi viaje, mi visa es corta y tengo que aprovechar a ver el máximo posible.  Posiblemente me mueva a Varanasi para pasar Diwali ahí. Diwali es el “año nuevo” Hindú. Todas las calles, casas y comercios se llenan con luces para guiarle el camino a la riqueza del nuevo año, por lo que debería ser bastante bonito verlo a las orillas del Ganges. Obviamente también podría quedarme aquí, pero como digo también me tengo que mover para ver mas cosas aun.













Mukesh tocando uno de sus Didgeridoos






mendigos en elRaman Jhula. Rishikesh, India
Rishikesh. India

 

hombre banandose en el Ganges

4 comentarios:

  1. Gran descripción Morodos, aqui escuchando un poco de música y leyendo me traslado hasta allí en un momento. Que envidia!!
    P.D: a miki y a mi también nos confunden con israelitas y eso que aquí casí no hay!! jajajaja un abrazo amigooooo!!!

    ResponderEliminar
  2. feliz diwali!!!
    me encantan tus relatos, así que no pares de contarnos TODO. besos amigo!!!

    ResponderEliminar
  3. Querido Dieguito,

    Que raro que me dejes escribir en tu blog!! O es que no puedes controlarlo como en fb? :-) Seré buena....Me encantan las aventuras que cuentas. Me dió mucho miedo la historia de los perros, pobre.... Y mucha pena que no te quedaras al curso de Yoga, una experiencia que me fliparia! No tengas prisa! Tienes todo el tiempo del mundo!

    Cuentas poco de la cultura india, de la comida, las costumbres, tus experiencias con ellos, cuéntanos como son y como ven la vida! Sumérgete!

    Que sepas que si llegas a Australia yo voy a verte!!!

    Te echamos de menos. Cuidate mucho. Besitos brothel!

    ResponderEliminar
  4. Yo otra vez, no hay posibilidad de encontrar familias que alquilen un sitio en su casa? Eso si que tiene que flipar! Besitos! Gaby.

    ResponderEliminar

COMENTARIOS?PREGUNTAS?DESEOS?PALABRAS BONITAS?ESCRIBE LO QUE DESEES!