BARRA DE PESTAÑAS

15 oct. 2011

DIA 3, LEH. PROVINCIA DE LADAKH, ESTADO DE JAMMU&KASHMIR


Himalayas, desde el Avion






Después de coger un avión a las 2 de la mañana rumbo a Leh, con escala en Delhi. Hacia las 6 de la mañana, comenzamos a sobrevolar la cordillera del Himalaya. Y aunque el hecho de que una buena vista desde un avión ya es bastante impresionante, ver montañas hasta que acaba el horizonte, le hace sentirse a uno más pequeño de lo que en realidad ya es. A medida que nos acercábamos a Leh, el avión volaba cada vez mas bajo, hasta pasar a unos 50 metros del pico de una montaña, para luego descender rápidamente y poder entrar en la pista de aterrizaje de Leh.
Leh Palace, Leh, India.
El estado de Jammu&Kashmir en India es famosa sobre todo por la cantidad de conflictos bélicos que ha sufrido  desde hace miles de años, esta zona ha sido un interés político tanto para India, como para Pakistan y China y antes de eso, a los imperios que reinaban por la zona. Desde hace ya poco mas de 50 años, esta zona ha servido de refugio político a los tibetanos exiliados por China, lo que hace que la religión budista sea la mayoritaria por aquí, compartida, y no tan felizmente, con la musulmana. Curiosamente no hay ni rastro de hinduismo, la religión mayoritaria de la India. Nada mas aterrizar en Leh, llama mucho la atención el nivel de militarización de la zona. El aeropuerto (1 pista) esta completamente rodeado de militares, y por la zona hay varias bases militares distintas, lo que hace que Leh parezca más hostil de lo que ya es por su demografía, piedras y piedras y rocas y montañas, y mas piedras.
 La ciudad de Leh es una pequeña ciudad de unos 25,000 habitantes, situada en el valle del Indus (por el rio que le da su nombre), se encuentra a unos 3300 metros de altura, lo que hace que la vegetación brille por su ausencia y el oxigeno también.  Alrededor de Leh solamente hay montañas, a cada cual mas alta que la anterior, y en esta época del año, cuando comienza el invierno, se empiezan a ver todas las puntas de las montañas nevadas, y cómo poco a poco baja el nivel hasta que quede todo el valle cubierto de nieve en el invierno. Para salir, la única forma, a parte del avión, es pasar por alguno de los pasos de tierra mas altos del mundo,  por lo que deberé  de darme prisa en salir antes de que se bloqueen por alguna tormenta de nieve.
Arquitectura de Barro de la ciudad de Leh, vista from Leh Palace. Leh, India
Si hay una palabra que puede resumir la vida en Leh, es “JULEY”. Digamos que es la palabra comodin para todo: hola, gracias, perdón, por favor, adiós…puedes ir por la calle diciéndole “juley” a todos los nativos, que todos te contestaran contentos “juley”. La gente por aquí es increíblemente amable, y contrario al resto de India, no son de pigmentación ni rasgos “indios” sino que se parecen mas a los nepalíes, o tibetanos, son los “ladakhies,” con rasgos mas asiáticos,ojos mas rasgados…. Himalayos si los pudiéramos meter a todos en un mismo grupo.
Leh, India
El primer dia en Leh, nos instalamos en un guesthouse (hostal) de la zona. Despues de desayunar un poco de Chai (té indio) con Chapati (pan indio), subimos al Leh Palace. Un palacio que reina sobre toda la ciudad. Aquí hay que tener cuidado con los esfuerzos exagerados los primeros días de estancia, ya que es importante habituarse a la altura para no tener el síndrome de altura, y acabar enfermo o incluso muerto.  El Leh Palace es un palacio a lo alto de  la montaña central de Leh, construido, como toda la ciudad, con estructuras de barro seco, y techos de madera. Parece que aunque el palacio tenga miles de años, sigue estando en remodelación continua, y por los materiales utilizados, creo que va a seguir necesitando remodelaciones constantes…
Del palacio fuimos a comer algo que nunca había probado antes… pizza! Pero esta vez era con leche de Yak, un animal que abunda mucho por estas tierras frias, y del cual sacan muchísima lana para hacer bufandas jerseys y demás artículos de abrigo. Al salir del restaurante donde comimos, Bicho y yo nos paramos al lado de un grupo de tenderos, que estaban en la calle jugando al CARROM BOARD GAME- básicamente un billar indio, que se juega con fichas pequeñas, impulsadas con la mano para hacer que se metan en huecos que hay en las esquinas, muy divertido. Al final con la tontería nos quedamos ahí y nos invitaron a jugar, y estuvimos como 1 hora jugando, mientras los indios se iban turnando para jugar con nosotros. Siempre que decíamos, mira mira… ellos decían KACHEMIRA! MIRA MIRA KACHEMIRA!! Muy gracioso!
El resto del dia nos lo pasamos dando vueltas por el pueblo, viendo las tiendas y conociendo un poco todo el sitio en general, a las 9 de la noche, todos durmiendo como bebés. 

1 comentario:

  1. gracias por compartir tus cuentos, aqui te sigo..... ya me inspiraste con la primera entrada!! besos!!

    ResponderEliminar

COMENTARIOS?PREGUNTAS?DESEOS?PALABRAS BONITAS?ESCRIBE LO QUE DESEES!