BARRA DE PESTAÑAS

11 nov. 2011

1 de Noviembre – Varanasi, Estado de Uttar Pradesh. INDIA.


El día comenzó con más energía de lo normal, estaba en Varanasi, una de las ciudades más impresionantes de India, probablemente la más sagrada, había visitado la zona de los ghats, increíble de por sí,pero me daba la impresión de que tenía que haber mucha más vida fuera de ellos. Decidí por tanto tomarme el dia entero para ir a dar una vuelta por la ciudad, sabía que los trenes de salida de Varanasi no iban a ser tan fáciles de conseguir, ya que los de llegada fueron bastante difíciles, por lo que fui a coger un rickshaw hasta la estación de tren donde tenia que comprarme el billete de tren. Es curioso como los precios pueden variar de un conductor a otro, y ya no solo eso, sino con el mismo conductor, de un dia al siguiente, los precios por el mismo trayecto pueden no tener nada que ver, y variar en un 100%. Tras pelearme con todos al final decidí cogerme un cicle-rickshaw, un rickshaw  (o tuc tuc) llevado por una bicicleta, es una solución mucho mas lenta, pero tampoco tenia prisa y sin duda me iba a permitir ver y observar la ciudad desde dentro. Compré el billete en la estación y decidí volver caminando, parándome antes por los sitios mas importantes, pero libremente, dejándome llevar por mis instintos y dejando que la ciudad guiara mi camino de vuelta a Assi Ghat. Alon decidió quedarse en el hostal. Viajando con su guitarra, y habiendo estudiado guitarra en conservatorio en Israel, barajaba la posibilidad de quedarse un tiempo en Varanasi para intentar estudiar guitarra hindú, que no es un sitar, sino una guitarra normal, pero tocada con acordes y afinada al modo indio, el sonido es completamente distinto que el sonido occidental de una guitarra. Como él tiene una visa el doble de larga que yo puede permitirse estos lujos, y sin duda le animé a que lo hiciera, con un poco de envidia sana, obviamente, y por lo tanto decidió quedarse en el guest house esa mañana, era mi oportunidad para descubrir la ciudad yo solo, y perderme sin que nadie me dijera nada.

Comencé a caminar por la ciudad solo y rápidamente noté como me convertía en el centro de atención de calles enteras. Varanasi es una ciudad con muchísimos turistas occidentales, no es difícil cruzarte con varios por la calle, saludándote con esa confianza que da saber que al menos hay alguien igual de perdido que tú en el mundo. Todos los comerciantes, o casi todos, me miraban, saludaban y rápidamente me preguntaban que si quería algo, que qué buscaba, que qué necesitaba. A medida que me iba acercando mas y mas al centro, la zona obviamente más poblada por turistas, el acoso por parte de los comerciantes comenzó a hacerse un poco insufrible, daba igual donde mirara, aquel con el que cruzaba una mirada, venía rápidamente a venderme algo, ofrecerme algo de su tienda- “YES, HELLO MY FRIEND”, “WHAT ARE YOU LOOKING FOR?,” “ WHAT DO YOU LIKE SIR? FOR YOU GOOD PRICE!” Obviamente todos te tratan de amigo hasta que les dices que no estás interesado en nada, y aún así te intentan convencer para que vayas a ver su tienda, “ NO MONEY, NO PROBLEM YOU ONLY LOOK, AFTER IF YOU LIKE, YOU BUY” y con esta copla todo el rato hasta que decidí no hacerle caso a ninguno y seguir por mi camino, sonriéndoles a todos y directamente moviendo la cabeza en forma negativa para que entendieran que no quería ni pararme a mirar. Los conductores de Rickshaw se paraban a mi lado, cortando el trafico, para preguntarme a donde iba, contestárles que no no era suficiente, querían saber hasta donde iba a ir, y no entendían que solamente quería caminar un poco por la ciudad.  Este acoso y derribo del turista lo había vivido ya antes, pero llegaban puntos donde era realmente insufrible ser el centro de atención de todos los comerciantes de la zona, solamente por ser blanco y extranjero.  La ciudad de Varanasi es una ciudad propiamente dicha, me recordó mucho a mis momentos saliendo de Bombay, ya que el ruido de las bocinas de coches, motos, autobuses y bicicletas, junto con el humo del ambiente, era incesante,  se me empezaba a hacer un poco cuesta arriba el estar en esta ciudad, no estaba preparado para tal intensidad de sitio.   En mi camino también llegué a la zona del barrio musulman, donde estaban celebrando la matanza del cordero en un gran parque municipal, miles de corderitos atados a las vallas, esperando a ser elegidos para  su matanza, es curioso ócambia el ambiente de una zona de musulmanes, todos vestidos de blanco impecable, con sus grandes barbas, las mujeres tapadas hasta los ojos con sus niqab negro entero, con las zonas “normales” (hinduistas) de la ciudad,donde hay colorido pero también mas suciedad, uno se siente de repente en medio de cualquier país del medio oriente. Caminé por las callejuelas de la ciudad antigua, donde habíamos estado el dia antes Alon y yo. 4 horas de paseo por la ciudad que sin duda me dieron una visión más completa de la ciudad, y no solo los ghats que habíamos visto antes.  Aun así, al llegar a la zona del centro observé que manadas de familias se dirigían hacia los ghats con sus enormes cestas de ofrendas, por lo que me decidí a volver caminando por los ghats para ver lo que pasaba por ahí.
Aquel dia se celebraba el festival del Chath( festival del sol). En este dia, todos los ghats se llenan de flores, velas y ofrendas en el Ganges, las familias se ponen sus mejores atuendos y se sientan alrededor de sus grandes cestas de ofrendas, mostrando al mismo tiempo el poderío del que disfrutan, cuanto más grande era la cesta, mas rica era la familia.  Rezando y cantando durante todo el dia hasta el anochecer, momento en el que las familias vuelven a sus casas, dejando la ofrenda a las orillas del rio, para volver a la mañana siguiente, antes del amanecer, para hacer la ofrenda en sí, muchas familias se quedan a dormir en los propios ghats, sobre todo las menos afortunadas. Durante este festival la gente hace un ayuno de 24 horas, desde que sale el sol el dia antes, hasta que vuelve a salir el último dia. Durante la vuelta por los ghats pude ver a muchas de estas familias, y muchas de ellas me pedían sacarles una foto, posando para la  ocasión, asegurándose de que su ofrenda saliera en mis fotografías.
 Poco a poco volví hacia el hostal, aquí empieza a oscurecer sobre las 5 de la tarde,  así que a las 7 que llegué la noche ya era cerrada , en Assi ghat se veía que también había habido un gran ajetreo de gente ya que estaba lleno de cestas de ofrendas y el suelo lleno de restos, ahí me encontré con Alon, que había estado todo el dia durmiendo y tocando música, él salió a darse una vuelta, pero yo estaba tan destrozado que me fui al guest house a descansar. El resto de la tarde estuve con la gente de ahí, los músicos empezaron a salir, y acabamos de nuevo la noche sentados en corro tocando música y contándonos anécdotas de la India. Me había comprado un billete para irme al dia siguiente sobre las 6 de la tarde, después de haber dado el paseo me reafirmé en mi idea de que mi momento de irme de Varanasi había llegado.








 Varanasi es increíble, podría decir sin duda que es la ciudad más antigua que he visto en mi vida, y ciertos lugares se sienten realmente medievales, el ambiente que se respira invita a imaginarse por un instante como era la vida en esta ciudad hace cientos de años. En el aire hay una constante nube de suciedad y polvo, lo que hace que todo tenga un punto de dramatismo superior a lo normal. Una gran parte de la vida de los habitantes de esta ciudad se hace en el Ganges, lo que produce que acabe siendo la ciudad de contrastes, puedes tener imágenes enternecedoras de niños jugando a las orillas del rio, mujeres limpiando, ofrendas flotando, o un cuerpo de un hombre muerto que sale a la superficie después de haber estado en el agua un buen tiempo. La intensidad del lugar se nota en el aire, en las caras de la gente, en el rio y en todo lo que rodea el dia a dia en esta ciudad.  Por otro lado el turismo ha hecho que el hecho de tener una cara blanca suponga ser un comprador potencial en cualquier caso, y las ofertas de barcos, rickshaws, venta de productos y ofrendas o gente ofreciéndote droga es constante. El acoso al turista es infernal en alguna zonas, y dar un simple paseo sin ser molestado es casi imposible. La intensidad de esta ciudad me estaba resultando demasiado cargante en un momento como en el que estoy y como el que quiero vivir, el ruido incesante de la calle y el acoso constante al turista han acabado por desesperarme más de lo normal, y sin duda no me siento con la motivación de quedarme aquí mucho más tiempo.  La ciudad es sin duda increíble, preciosa, muy especial, y SUPER INTENSA . Para estudiar música o hindi es sin duda uno de los mejores sitios de toda India. Para vivir una ciudad con el estilo real de la India, para descubrir uno de los tesoros de la historia, este es el sitio. Después de estar en Varanasi, y saliendo de ahí, la gente me decía que le había encantado,que es una ciudad increíble,  y me cuesta creer que por mucho, que si, me ha parecido una ciudad increíble, no me ha acabado de encajar en mis planes ahora mismo.  Si vuelvo a India, volveré a Varanasi,  y espero poder llevarme otra impresión la próxima vez, me apena un poco no haber podido irme con la mejor de las impresiones. Ahora mismo voy rumbo a Khajuraho, donde se encuentran los famosos templos del Kamasutra, es una ciudad muy pequeña en medio de la nada, por lo que supongo que podré estar mucho más relajado y podré disfrutar mejor del momento. Como detalle os comento que la gente de Varanasi, algo que no había visto hasta ahora, pero creo que me voy a encontrar mucho mas a partir de ahora es la adicción de la gente al Phan ( no se si lo estoy escribiendo bien). Se trata de un producto como el tabaco que mezclan con un químico blanco y que se meten en la boca y dejan ahí durante un buen rato, el supuesto producto crea mucha saliva,lo que le da sabor al producto, y están constantemente escupiendo saliva roja, absolutamente asqueroso. Muchas veces no te pueden ni hablar bien porque tienen la boca llena de saliva, y te hablan como cuando uno intenta hablar con la boca llena de sopa, intentando no escupir todo lo que tienes en la boca. El efecto es un deterioro total de la boca, las encías, destrozadas y un color rojizo a lo largo de todos los dientes. Es increíble ver como hasta los niños empiezan a estar adictos a un producto que al parecer solo lleva alrededor de 4 años en circulación y se vende en todos lados por un precio ridículo. Las esquinas están constantemente sucias de rojo, como manchas de vómitos, es bastante asqueroso la verdad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTARIOS?PREGUNTAS?DESEOS?PALABRAS BONITAS?ESCRIBE LO QUE DESEES!