BARRA DE PESTAÑAS

8 dic. 2011

15- 20 Noviembre- Jaisalmer ( CAMEL SAFARI) , Estado de Rajasthan. India



Llegamos por la mañana a la estación de autobuses de Jaisalmer, después de haber pasado toda la noche en el autobús, sin haber podido dormir nada ya que estábamos en asiento y no en sección sleeper ( estos autobuses tienen unas camas en la zona superior donde puedes dormir tumbado todo el viaje).  En el camino un chico del autobús nos recomendó un hotel, al parecer los mismos dueños de la línea de autobuses tenían este hotel / guest house en jaisalmer, y aprovechaban para mandar ahí a sus viajeros extranjeros.  Normalmente no haría caso de tal oferta, pero su insistencia en llevarnos al centro de la ciudad, y poder ahorrarnos el viaje en rickshaw hasta ahí, solamente a cambio de ver el hostal, sonaba como buena oferta, así que aceptamos y le seguimos.  Al llegar vimos que el hostal no estaba nada mal la verdad, y tenia buena terraza superior, con vistas al fuerte de Jaisalmer, la atracción principal de la ciudad, junto con la cantidad de safaris a través del desierto con camellos que organizan desde la ciudad.  Nos pasamos la mañana en el hostal, una siestecita y a dar una vuelta por el pueblo, comenzamos a preguntar precios para el safari, ya que Alisa y Florian llegarían al dia siguiente y queríamos poder ofrecerles distintas opciones. Buscando, encontramos un hotel que ofrecia los safaris, las habitaciones estaban mejor y la gente parecía mas simpatica, por lo que decidimos movernos ahí al dia siguiente, le pedimos al dueño del hotel que fuera a buscar a Alisa y Flo al autobús, accedió y cerramos el trato para movernos a su hotel al dia siguiente, mejor precio, mejor habitación, restaurante mas barato, y con buena oferta de safari, todo apuntaba a que era la mejor opción.
Después de eso nos fuimos a ver la puesta de sol en la zona del lago de Jaisalmer, y sin duda mereció la pena el paseo, me encantó la zona del lago, con sus monumentos y la luz tan especial que había ahí. Hay una historia curiosa sobre el entrante al lago. Antes de llegar hay un arco que al parecer fue creado por una famosa y rica prostituta de esta zona. Al ofrecerse para pagar la construcción del arco, el maharajá se negó. Aprovechando un viaje del mismo, la susodicha prostituta construyó el arco, y puso en lo alto un pequeño templo a Krishna, evitando que pudiera derribarlo a su regreso.
A la mañana siguiente, nos cambiamos de hotel, motivados también por el extraño ambiente que se vivía en nuestro primer hotel, el City Heart Hotel. Y pusimos rumbo a las 9 de la mañana hacia el Karan Palace Hotel, donde ya dormían plácidamente Flo y Alisa, que habían llegado en el mismo autobús que nosotros pero al dia siguiente, a las 7 de la mañana.  Al despertarse nos fuimos a dar un paseo por el fuerte. Reinando por encima de las llanuras del desierto, esta cosntruido el fuerte de Jaisalmer. En muchas de estas ciudades de Rajasthan hay un Maharaja de la ciudad.  Antiguamente los Maharajas eran los reyes de las pequeñas circunstripciones, y tenían a su disposición su palacio, dentro del fuerte, que era la ciudad antigua de Jaisalmer. Hoy en dia el fuerte está en bastante mala condición, por lo que dicen los cimientos están secos y poco a poco está destrozándose. Las nuevas construcciones dentro, sin respetar mucho la estructura original de la arquitectura de la zona hace que se vea mas feo de lo que tuvo que ser en un principio. El ladrillo y el cemento van reemplazando las bases de piedra y barro. Dentro del fuerte hay también unos templos Jainistas, llamativos como siempre por su tipo de arquitectura más alargada y muy ornamentada en las fachadas.
Sumer 
Bariyam 
Dentro del fuerte, pasando una calle que estaba llena de hombres en un lado vestidos de blanco, y mujeres a lo largo de una calle con los sarees cubriéndose la cabeza, claramente un funeral. Llegamos a una tienda donde estaba sentada una chica sentada en el suelo. Entramos, preguntándole por lo que pasaba en la calle, y cerrando tras nosotros la cortina que daba a la calle nos comentó que había un funeral, de un señor mayor que se había muerto por un ataque al corazón. Aparte de eso nos comentó la historia de otro niño que se había suicidado porque no le dejaban casarse con la mujer que amaba, ya que era de otra casta y de otra ciudad. Despues de la gran historia, nos comentó que el local era una cooperativa de mujeres de la zona , que hacían distintas piezas de ropa para el hogar, y que vendían para conseguir dinero. La chica, algo poco común en india, era la dependienta de la tienda, y con su perfecto inglés nos explicaba la diferencia entre las telas hechas por las mujeres musulmanas y por las mujeres hindúes, claramente diferentes, las telas hechas por las hindúes eran siempre menos desarrolladas, con formas de collage de otras telas, mientras que las telas de las mujeres musulmanas se diferenciaban por sus detalles milimétricos y bordados milimétricos. Después del fuerte de Jaisalmer y nos fuimos a dormir ya que al dia siguiente saliamos por la mañana prontito para el Camel Safari. 
limpiando con Arena

Alarma a las 7 de la mañana, hay que salir que nos esperan unos grandiosos camellos para ir a recorrer el desierto. Cogimos un jeep y nos llevaron hasta fuera de Jaisalmer, en medio del desierto del Thar, el desierto que comienza en India y acaba en Pakistán.  Al llegar, dos hombres, Bariyam y Sumer nos esperaban con 5 camellos. Después de las introducciones y demás presentaciones, cada uno cogimos un camello y nos dispusimos a caminar por el desierto.  Mi camello,o debería decir camella, ya que era la única fémina del grupo, se llamaba Mummal, en honor a una antigua princesa India que se casó con un príncipe Pakistaní.  
La camella Mummal se diferenciaba porque no podía controlar el labio inferior, que se le caia todo el rato pese a sus constantes intentos de levantarlo, por lo que adivinar cual era se convertía en tarea bastante fácil.
Caminamos durante 3 horas y paramos a comer debajo de un árbol en medio del desierto. El desierto del Thar no es como los típicos desiertos de dunas, donde no hay absolutamente nada, si no que es un desierto como el de Monegros. Con pequeños arbustos por todos lados, fondo de arena, y algún que otro árbol que luchaba por conseguir más agua que el resto de plantas de su alrededor. Debajo de uno de estos arboles, nos sentamos. Buscar madera y empezar a cocinar, como siempre lo primero, Chai, después chapati, y verduras mezcladas (un fijo en la comida India).  Al acabar me sorprendió ver como limpiaban los platos, vasos y utensilios de cocina ( todos de acero inoxidable) CON ARENA!! Me impresionó muchísimo ya que era algo que nunca había visto, pero sin duda merecía la pena aprender la técnica porque todo quedaba brillantemente limpio. Después de un descansito, proseguimos la caminata hasta otras dunas, por fin dunas de arena!! Tampoco muchísimas, ya que parecían sacadas del desierto del Sahara y puestas ahí en medio del desierto del Thar, pero suficiente para jugar en la arena y tener la sensación de que por un momento estábamos en el desierto profundo.  Para cenar, un poquito de lo mismo, esta vez con algo de arroz, y a sentarse al lado de una hoguera, viendo los millones de estrellas que nos perdemos a diario en nuestras ciudades y casas, impedidos por la contaminación lumínica que creamos. Solamente he visto el cielo asi 1 otra vez en mi vida, y tengo que decir que es absolutamente mágico ver tantas estrellas en el cielo, completamente encapotado.  Bariyam y Sumer nos contaban historias de la gente del desierto e incluso de algunos de los visitantes que han tenido que llevar a través del desierto ellos, la verdad es que es increíble la cantidad de patanes que se pueden meter en una aventura así, y las pretensiones que tiene la gente aunque sepa que se esta adentrando en el desierto, donde no hay nada ni nadie que pueda cuidar de ti, mas que tú mismo.  Es gracioso que en medio de la noche, de repente apareció un hombre montado en un camello, se nos acercó con una bolsa en la mano, sonaba a que llevaba cristales, abre la bolsa y MILAGRO., CERVEZA FRIA ( congelada de fría) en medio del desierto!! Nos entró a todos la risa floja ya que no podíamos creer que en medio de la nada podríamos tener cerveza congelada, y al mismo precio que se compra en la ciudad, ahí es cuando entendí que por mucho que el tour que estábamos haciendo era un tour no-turistico, seguía siendo el mismo sitio donde traian a todo el mundo.
A la mañana siguiente nos despertamos con una pequeña neblina mañanera que nos permitió desayunar tranquilamente, Chai con tostadas, esta vez limpié yo los utensilios con arena, y os tengo que decir que es una solución increíblemente buena.  Pronto se despejó y el calor infernal volvió a atacar. Levantamos campamento, pusimos las sillas y preparamos los camellos, y a continuar.  Le insistimos a Bariyam en que nos dejara conducir nuestro propio camello,  y tras habernos dejado una mini prueba el dia anterior, accedió a que cada uno condujéramos nuestro propio camello, en vez de ir en procesión uno tras otro.
QUÉ GOZADA!!!! Yo soy una persona que nunca ha montado a caballo, lo digo porque hasta ahora no he tenido la oportunidad de poder tener una relación con un animal que sobrepase el darle caricias o jugar, pero esto era completamente distinto. Trabajar con un animal uno a uno, pudiendo utilizarlo como transporte y que al mismo tiempo te haga caso, se crea una relación de “ yo te cuido, tu me llevas,” una relación de complicidad  y sin duda ha sido algo que no olvidaré en mi vida, una sensación única. Bariyam nos dejó incluso echar carreras con los camellos, y como ya os podréis imaginar yo me volvia loco de la emoción cada vez que me ponía a trotar con el camello, cada vez que me acuerdo de ello se me dibuja una sonrisa enorme en la cara, una de las experiencias mas chulas de mi vida sin duda.
Mummal y Yo

El resto del dia caminamos por el desierto, parando a recoger agua en un pozo de la zona, hasta llegar a otras dunas. Acampamos y mismo itinerario de la noche anterior, madera para fuego, cocinar,  chai, y a dormir bajo la luz de las estrellas. Esa noche Sumer nos trajo un poco de Whisky del desierto, una especie de destilado fortísimo que hacen en los pueblos a escondidas. Aquí el alcohol es un negocio del gobierno y el que quiera vender alcohol tiene que hacerlo a través de ellos, este tipo de destilados obviamente no pasan  por nadie, y te lo sirven en una botella que lleves tu, en nuestro caso, una de plástico para agua que teníamos.
            
   El tercer y ultimo dia del safari nos dedicamos a echar carreras todo el rato, mientras nos dirigíamos al punto donde nos iban a recoger después de comer. Llegada de nuevo bajo un árbol y comer. La despedida de Mummal fue muy dolorosa, he de decir que me he enamorado de mi camella y me costó mucho despedirme de ella (jejeje) , Bariyam me decía que la próxima vez que venga que le llame a él directamente para que nos vayamos por el desierto mas dias, hacer un viaje a algún sitio y vivir realmente el desierto durante un buen tiempo. No dejó de repetirnos que habíamos sido de los mejores invitados que había tenido nunca, y nos pidió que tampoco le dijéramos a todo el mundo que habíamos podido echar carreras de camellos y poder cabalgar a nuestra bola, con absoluta libertad, pero yo os lo cuento porque me hace mucha ilusión!
                Al volver del safari, después de comer, llegamos al hotel, nos metimos en la habitación y no dejábamos de recordar los grandes momentos que habíamos vivido durante los tres días anteriores. Cansados y limpios después de las respectivas duchas, a dormir.
Al dia siguiente, decidi salir a dar un paseo por Jaisalmer, tenía la impresión de que por mucho que había visto el fuerte y el lago, me perdia un poco de la ciudad de verdad, y puse rumbo solitario a caminar por las callejuelas. Entré en el Patwa-ki- Haveli, los havelis son antiguos palacetes utilizados sobre todo por las castas superiores, sobre todo brahmines y guerreros, el Patwa-ki- Haveli se supone que es el mas impresionante de todos, y el que mejor esta conservado. Dentro, un patio precioso y una casa/museo, un poco por debajo de mis expectativas pero aun asi muy bonito. Caminé por la ciudad el resto del dia, tomandomelo con calma ya que al dia siguiente nos iríamos por la mañana rumbo a Jodhpur.

alisa, raphael y flo


2 comentarios:

  1. tus historis y fotos me alegran el corazón! un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Pero locaaa!! donde estas?!? te quitaste de Facebook?!? te queria mandar un besote y un feliz año nuevo pero ya no te encontré! que tal estas!??!

    ResponderEliminar

COMENTARIOS?PREGUNTAS?DESEOS?PALABRAS BONITAS?ESCRIBE LO QUE DESEES!