BARRA DE PESTAÑAS

18 dic. 2011

21 de Noviembre 2011, Jodhpur, Estado de Rajasthan. INDIA







Madrugamos bien temprano para coger el autobús  desde Jaisalmer hasta Jodhpur, el autobús salía a las 8 de Jaisalmer y llegaría aproximadamente a Jodhpur sobre las 12:30, todavía estaba por decidir si nos quedaríamos al final en Jodhpur a dormir, y que todos queríamos ir rumbo a Udaipur, pero sin saber exactamente si en 1, 2 o 3 dias, decidiríamos en el viaje y al llegar a Jodhpur. Llegamos y como siempre los conductores de rickshaw acosando a los turistas “carablancas”, pero como ya tenemos el cayo aprendido, cada vez las negociaciones son mas cortas y más precisas de dinero. Cogimos un Rickshaw y paramos antes delante de una agencia para preguntar los autobuses, curiosamente el conductor de rickshaw nos había llevado a la agencia correcta, una que no tuviera mas intermediarios que los que originalmente organizan los autobuses, y por lo tanto lo estaba haciendo de buena fe, en vez de para llevarse una comisión, aunque seguro que algo ganaría.  Tuve muchísima suerte porque al lado de la agencia había una tienda de electrónica. No os había contado, pero el cargador de mi ordenador se rompió  en Pushkar y estuve 1 semana sin poder utilizar mi ordenador, por eso el retraso de nuevo en el blog…perdón!  Así que maté dos pajaros de un tiro, decidimos comprar el billete para Udaipur esa misma noche, en un autobús sleeper, y de paso compre el cargador que necesitaba. Después de los mini-recados y tener seguros nuestra salida de Jodhpur, el siguiente reto era encontrar un sitio donde dejar las maletas, desayunar algo y poner rumbo a descubrir Jodhpur, y sobre todo su fuerte, que es probablemente el mejor fuerte de todo Rajasthan… y de India.
Jodhpur es una ciudad grande, con una población de alrededor de 1 millon de habitantes (censados), que podríamos hablar fácilmente de 1 millón y medio, o 2. Se le conoce como la ciudad azul ya que gran parte de la ciudad antigua esta pintada de azul. La historia es curiosa ya que empezó como una forma de diferenciar las casas de los Brahmines, y poco a poco se ha ido utilizando también la excusa de que es mejor para mantener las temperaturas de las casas y demás. Las callejuelas de la ciudad antigua son pequeñas y estrechas, con cambios de sentido fuertes y pocas calles realmente rectas. Es muy parecida a muchas de las ciudades Indias, en cuanto a los niveles de superpoblación, suciedad y ruido, Aparte del color, algo que llama la atención sobre todas las cosas en Jodhpur es su fuerte.
 Patrimonio de la UNESCO, este fuerte es considerado como uno de los grandes “museos” de los Rajputs, los antiguos dueños del Rajasthan, el Maharaja de Jodhpur era considerado el mas importante de toda la zona,y sus victorias sobre  Bikaner y Jaipur así como sobre los Mughales lo erigieron como capital del reinado.  De tamaño es el más grande de todos los que hay en la zona, construido a 125 metros sobre el resto de la ciudad  en 1806 por el Maharajá Man Singh. He de decir que es absolutamente increíble y merece la pena muchísimo pagar por entrar, además te dan una guía de audio para toda la visita,  y aunque también te cobran un extra por la cámara, merece muchísimo la pena llevarla y poder retratar un poquito del interior.  Tiene unos detalles que te quedas alucinado, desde arquitectónicos y estructurales a simbolos de una riqueza que hasta hoy en dia resultaría chocante, los lujos con los que vivian ( y todavía viven) estos Maharajás son ESTRATOSFÉRICOS. Desde el grado utilizado en las puertas para evitar que los elefantes pudieran coger carrerilla,  el nivel de protección militar, la gestión de residuos, y la utilización de la arquitectura para aprovechar las temperaturas cambiantes del desierto, sirvientes para todo, cuartos para TODO, todo tipo de inventos y cachivaches, pipas para fumar todo tipo de sustancias (opio y tabacos eran consumidos con regularidad), mil tipos de sillas de camellos, elefantes, caballos y personas, armas increíblemente bellas, arte por todos lados… no se que mas decir, MERECE COMPLETAMENTE LA PENA IR.
Despues de visitar el fuerte nos quedamos en la puerta para ver como el color azul y blanco de la ciudad iba dejando paso al naranja de los focos de la calle. Al anochecer nos bajamos a la ciudad y fuimos a ver el clock tower, una pequeña torrecita de unos casi 100 años, con un reloj, y un decorado un poco hortera : el fondo del reloj va cambiando de colores, en tonos neon, una belleza!! (jijijiji). Alrededor de la torrecita hay un pequeño merecido y una plaza que se sentía realmente medieval, vendedores ambulantes por todos lados, tiendecitas abiertas con sus terrazas, como siempre niños pidiendo en todos lados… La verdad que dar un paseo se sentía como lo que todos los mochileros decimos cuando encontramos un sitio realmente original :  “The Real India”.  Cuando nos entró el hambre voraz subimos al rooftop de un albergue para comer en el restaurante, con la vista adueñada por el fuerte comimos y nos durmimos en los laureles hasta las 21:55—“Ehhh… creo que tenemos que estar en 15 minutos en el autobús” COMORR!??!? --  Corriendo a coger las mochilas, apiñarnos en un rickshaw “ señor, no tenemos tiempo de regatear, le damos 60 rupias y ya” ( y coló…) llegamos a tiempo, y encima tuvimos que esperar! Mañana nos levantamos en Udaipur. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTARIOS?PREGUNTAS?DESEOS?PALABRAS BONITAS?ESCRIBE LO QUE DESEES!