BARRA DE PESTAÑAS

4 ene. 2012

14 al 21 de Diciembre 2011. Hampi, Estado de Karnataka- INDIA.


En pie a las 5:30, tengo que estar en la estación antes de las 6:30 para coger el autobús local que sale directo desde Gokarna a Hospet, pero son las 7 y el autobús no ha venido… - “no hoy no trabaja”- me dice un trabajador de la estación… al parecer lo están arreglando y hoy no hay servicio de un autobús de 9 horas… con todas las respectivas paradas. Me recomiendan que vaya a otro pueblo y coja ahí uno que sale a las 8 en punto… haciendo caso cojo el autobús local hasta el siguiente pueblo y ahí busco el autobús… -“ a las 8:30” – y llegan las 8:30 –“ a las 9 llega seguro”- y llegan las 9 en punto –“ no mira a las 9:30 viene”- y justo en el momento en el que decido que me vuelvo a Gokarna para coger esa misma noche, o la siguiente, el autobús privado sleeper hasta Hampi, aparece mi autobús – “HOSPEEETEEE, HOSPEEETEEE” gritaba el revisor del autobús. Pregunto antes de montarme para asegurarme, y relajado cogiendo camino hacia Hospet a las 9:50 de la mañana… 3 horas después de lo que supuestamente debería haber sido. Un poco triste porque me apetecía volver a Gokarna, estaba muy cómodo ahí, pero las causalidades ( que no casualidades) de la vida hicieron que siguiera con mi camino.
Llegué a Hospet a las 18:30, destrozado tras un viaje de 9 horas en un autobús local, parando en todos los pueblos del camino y en carreteras verdaderamente precarias, intenté esperar un rato en la estación de autobuses para mi siguiente autobús a Hampi, pero no tenia fuerzas y quería encontrar un sitio donde dormir rápidamente, por lo que me cogi un rickshaw hasta Hampi pueblo, mi intención era cruzar el rio y pasar al otro lado, lo que se conoce como “Hampi Island” pero al parecer el servicio de barcos termina a las 18h y no pasa ningún barco hasta el dia siguiente. No quedaba otra opción que encontrar un sitio para dormir en la orilla de Hampi. Era tarde y no habia electricidad en el pueblo por lo que la oscuridad era absoluta; solo las caras de los comerciantes, alumbradas por velas,  flotaban en la oscuridad total de sus locales. Shanti Guest house, buen nombre, buen precio, buena gente, me quedo a dormir.
A la mañana siguiente, según caminaba hacia la zona donde el barco te recoge para llevarte al otro lado, pude ver como bañaban al elefante. Me habían comentado que era una de las grandes cosas que ver en Hampi, y algo muy especial ya que solo pasaba por las mañanas, y esta claro que ver un elefante es algo bastante especial de por si… Ya de primeras pude comprobar por qué todo el mundo me decía que Hampi era tan especial y distinto… y efectivamente, asi es! Para que os hagáis una idea, parece  como si hace millones de años hubiera habido una cascada de rocas y todas cayeron sobre esta zona. Millones de rocas, pero rocas grandes de granito, montadas unas encima de otras, formando estructuras imposibles de realizar para el ser humano, rocas y rocas y rocas y mas rocas, algo increíble, ahora entiendo por qué Hampi también es paraíso de escaladores de bloques, esta absolutamente plagado de sitios para escalar. Cuando te explica un geólogo, como me lo explicó a mí, la razón por la cual las rocas parecen colocadas unas encima de las otras como si alguien hubiera tenido el capricho de ponerlas ahí, se pierde un poco la magia… “años de erosion”. Pero sin duda prefiero la explicación mitológica de la zona. Se dice que cuando Rama vino a pedirle ayuda a Hannuman ( el dios mono) para rescatar a su mujer, por alguna razón Hannuman decidió luchar contra él ( digo por alguna razón porque no me se la historia a la perfección), Hannuman levantó una montaña y se la tiró a Rama, y este la rompió en mil pedazos, formando esta maravilla de paisaje.
Para dar un poco de historia, os explico que Hampi fue la cuna del mayor imperio hinduista de todos los tiempos, se dice que este imperio contaba con unos 2000 elefantes de guerra, miles de soldados y una fortaleza jamás derribada por ningún otro imperio. La fuerza de este imperio era tal que hasta en Sri Lanka se pagaban impuestos. Pasaron muchos años hasta que los enemigos consiguieron encontrar la ciudad exacta de Hampi, y todo fue por un absurdo error. Al invadir los pueblos de la zona, el imperio hinduista atacaba y descuartizaba a la gente que no se sometía o que suponían una amenaza. En una de estas invasiones, atacaron un pueblo musulman, acabaron con todos los habitantes del pueblo excepto 1, el cual salió corriendo en busca de ayuda, y para ello fue a buscar a los Mughales. El rey mughal le prometió a este intrépido escapista que mataria a 100,000 hinduistas ( aunque hay un profeta musulman que  dice que dijo 500,000). Al enterarse los hinduistas de que venían los Mughales a atacarles, decidieron adelantar todo su bloque de soldados y elefantes hasta un paso de montaña no muy lejos de aquí, sitio por el cual pensaban que seria el posible ataque. Los Mughales se enteraron de las posiciones de los hinduistas y rodearon la posición, aunque les tomó mas tiempo llegar, consiguieron llegar hasta las puertas del imperio en Hampi, y acabaron por destruirlo entero. Es gracioso ver como el que fue el imperio mas grande de todo India ha acabado por convertirse en un diminuto pueblo que si no fuera por los turistas ni saldría en el mapa…
Volviendo a mi viaje, crucé al otro lado del rio, hacia Hampi Island y comencé a caminar por el camino principal, donde están todos los hostales. Con precios ridículamente altos fui pasando de uno en otro, hasta que llegué al Tipi, un sitio que me habían recomendado la noche anterior dos chicos alemanes, decían que era el sitio con el mejor ambiente de todo Hampi y sin duda lo parecía. Pero sorpresa cuando veo que los precios son bastante altos, comparado con lo que habia pagado hasta ahora en todo India… hasta que el dueño me dice… “también puedes dormir en el Tipi”… era tan grande que ni lo habia visto, me asomé… vi un poco el ambiente, y decidí quedarme. Por 70 rupias dormir en el tipi sonaba como buena opción para ahorrar dinero.  Cuando entré solamente  habia durmiendo ahí 4 personas: George, Timo, Frank y Sana. 3 alemanes y 1 chica India, la cual me habia recibido super amablemente al entrar por la puerta del hostal. Escogí mi sitio y me senté en la zona comun, comiendo un poco de fruta que traia del dia anterior. Ahí conoci a Emma, una chica inglesa que se iba ese mismo dia, y que se habia propuesto enseñarme un poquito de la zona en lo que le quedaba de tiempo. Yo estaba un poco tristongo ya que en Gokarna habia dejado a un monton de nuevos amigos, y ella con su buen espíritu me decía que si estaba ahí era por algo, asi que tenia que aprovechar el momento. Subimos a lo alto de las rocas que estaban por detrás del hostal hasta Sunset point, y aunque no era sunset ( puesta de sol) era un buen sitio para hacerme un mapa mental de la zona. 1 a 1 me fue apuntando con el dedo todos los sitios donde tenía que ir, un lago, un templo de Hannuman, las ruinas del imperio, el rio… y todo adornado por un millón de rocas que formaban uno de los paisajes mas distintos y especiales que he visto en mi vida. 
El resto del tiempo en Hampi fue super especial en general, visité el Lago donde nos pudimos bañar tranquilamente ya que es un lago artificial, visité el templo de Hannuman otro dia, caminé por el rio, me bañé en el también, visité parte de las ruinas, ya que son enormes y muchísimas y en general tuve una semana de relax absoluto, mis planes estaban ya bien calculados hasta el final de mi visita en India y no tenia ninguna prisa por irme a ningun lado. La vida en el tipi era sencilla y divertida, poco a poco iban llegando nuevos viajeros que se juntaban a nosotros en el tipi, total 10 personas durmiendo bajo un mismo techo conico y una sensación de estar viviendo un momento muy especial. En el tipi también conoci a varios chicos indios, sobretodo de las grandes ciudades, Delhi, Calcuta, Bangalore, Bombay, todos muy modernos y con una perspectiva global mucho más parecida a la de un occidental, por lo que pude ver otro tipo de India, la de los artistas, músicos y documentalistas.  En Hampi también me cruce con Roger y Maria, la pareja de catalanes que habían venido a Gokarna un par de días después de mi, y con los cuales no habia tenido oportunidad de interactuar mucho, y me alegro de haber podido volverles a ver, porque serian mis futuros acompañantes en la Fundacion Vicente Ferrer, y porque resultaron ser una gente increíble con la que pude descubrir partes de Hampi.
Alrededor del dia 22, Sali hacia Anantapur, tendría que coger un par de autobuses y llegaría bastante tarde, pero en principio todo estaba listo para mi llegada a Anantapur. 



























No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTARIOS?PREGUNTAS?DESEOS?PALABRAS BONITAS?ESCRIBE LO QUE DESEES!