BARRA DE PESTAÑAS

25 mar. 2012

16 al 29/2/2012- Chiang Mai, Provincia de Chiang Mai,-TAILANDIA



Tras haber hecho un poco las visitas más históricamente interesantes de Tailandia, tenía muchísimas ganas de llegar a Chiang Mai, una ciudad un poco más grande, y donde estaba seguro de que encontraría nuevos viajeros. Aparte de eso, tenía una muy buena recomendación para ir a un guesthouse, GIANT GUESTHOUSE, donde, según decían, estaría encantado, y corria el peligro de quedarme un poco atascado. Con referencias asi, es difícil no hacer caso, después de 5 meses viajando, apetecía encontrar un sitio en el que pudiera encontrarme un poco “como en casa” sin tener que arruinar a un amigo en el intento… (Gracias mil y una veces Marco!)
Al llegar, la señal lo decía todo, FEEL LIKE HOME IN GIANT. Una casa antigua de madera, con una zona comun bastante amplia y a rebosar de gente, con una cocina para el uso de los invitados, junto a un edificio un poco más moderno, pero decorado con banderas y dibujos de antiguos inquilinos forman parte de este maravilloso Guesthouse. No solo habia cocina, lo que me iba a permitir poder comer esas cosas que no puedo encontrar por ahí normalmente en los restaurantes, pero también Agua, Té, Café y Alquiler de Bicicletas completamente gratuito… DEMASIADO BUENO PARA SER REAL! PERO ES REAL!

Como siempre que me quedo más tiempo en algun lugar, se me hace complicado comprimir  semanas de experiencias en un solo post para que sea medianamente digerible. Lo que puedo decir es que Chiang Mai se ha convertido en una de mis ciudades favoritas. Buen ambiente, una ciudad pequeña, pero con movimiento cultural, movimiento deportivo, mucho ambiente de jóvenes, locales y viajeros, que se entremezclan por las calles de esta pequeña urbe situada en los pies de las montañas del norte de Tailandia. El centro de Chiang Mai es fácilmente reconocible y transitable porque se trata de un cuadrado perfecto, con un foso de agua alrededor, muy al estilo de las ciudades medievales, ya que en algunos puntos del foso se puede ver la antigua muralla que cubría la ciudad. Con un tamaño de 2,5kmx2,5km, el “cuadrado” divide lo que es la ciudad nueva y la ciudad antigua. A excepción de un par de avenidas un poco mas transitadas, las cuales hacen de arterias centrales para los vehículos, la zona central (antigua) de Chiang Mai se caracteriza, sobre todo, por ser extremadamente tranquila, pequeñas callecitas, zonas residenciales, y un ambiente silencioso que recuerda mucho a una pequeña aldea de la montaña. Al mismo tiempo, en la zona exterior del cuadrado, se encuentran los edificios un poco más grandes, un poco mas de bullicio y muchísimo movimiento callejero en forma de mercados, espectáculos y cualquier tipo de ocio que uno pueda querer buscar.  Al mismo tiempo la ciudad esta viviendo una especie de renacimiento, se ve que la ciudad se está moviendo en el aspecto cultural, con charlas, exposiciones y movimientos musicales importantes casi todos los días. Es esta mezcla, la de movimiento físico e intelectual de una ciudad, con tranquilidad y la paz de un pueblo, la que me ha enamorado por completo de esta ciudad, a la que sin duda volveré, y quién sabe si para quedarme un poco más de tiempo.
 

En Chiang Mai conocí a gente maravillosa, desde Francesca, una chica italiana que venía de India, Ana una chica española que también venia de India, Nicolas, un italiano que lleva unos años viajando entre India a Tailandia y que era ya parte del staff de la guesthouse, Yvri, un chico de 23 años finlandés que se dedica a viajar por el mundo haciendo tatuajes, y en general muchísima otra gente, que tampoco puedo mencionarlos a todos, increíblemente simpática, y que por las condiciones del lugar, se acabaron convirtiendo como en una pequeña familia en el Giant Guesthouse.  Todos o casi todos son viajeros y las conversaciones sobre otros lugares a los que poder visitar se convirtieron en una rutina diaria, siempre hay preguntas, siempre hay alguien que quiere saber, y eso da pie a que todo el mundo se ayude entre unos a otros, una gozada! Cocinando juntos, haciendo comidas comunitarias y en general disfrutando un monton de la sensación de poder “estar en casa.”

Uno de los días fuimos a Chiang Dao, un pueblo a unas 3 horas de Chiang Mai, donde aparte de haber unas termas naturales, pudimos visitar el festival Shambhala, un festival de música japonesa que transcurría en el medio de la montaña, un sitio fantástico en el cual me hubiera quedado si no hubiéramos llegado el ultimo dia, Ahí me encontré con Robin, un canadiense de Quebec, que conoci en Hampi, India. Otro de los días estuve también visitando el templo de Doi Suthep. En lo alto de una de las montañas cercanas a Chiang Mai, se encuentra este templo, el cual debo decir que es bonito pero tampoco me impresionó tanto, sobre todo porque justo antes estuve en otro templo, el que es conocido por la gente como “Jungle Temple,” donde me enamoré a primera vista de el mejor templo que he visto en mi vida.  Y no es especialmente por lo increible de la arquitectura ni nada de eso, pero fue entrar en ese templo, el cual tiene una cascada y vistas a la ciudad de Chiang Mai, y me sentí TAN BIEN! Es un sitio increible en el que le recomiendo a todo el mundo visitar, ya que no es nada famoso y no hay nadie, para tranquilizarse e incluso meditar un rato, o simplemente para verlo ya que es precioso.

Visitas a la ciudad, paseos interminables por las callejuelas de esta increible ciudad, MILES de templos por todos lados, a cada cual mas bonito que el anterior,  y mercados a todas horas rellenaron mis días en Chiang Mai. Sin necesidad de tener que “hacer algo” todos los días, me lo tomé con muchísima tranquilidad, y cuando me quise darme cuenta, mi visa se acababa. Para remediarlo, tuve que ir a Mae Sai, en la frontera con Birmania, para conseguir 15 dias mas de visa. En Tailandia si entras por tierra tienes 15 dias de visa, si entras por aire, 30. Fácil y sencillo, ningun papeleo necesario y super rápido.  Volviendo al tema de los mercados, es increible la cantidad de mercados y mercadillos que se pueden llegar a encontrar, sin duda Tailandia es la capital de las compras. Solamente en Chiang Mai, aparte de los mercados regulares de barrio, en mi caso era Sompet Market, uno puede encontrar: Mercado de Sabado, Mercado de Domingo, Mercado 24h, Night Bazaar( Mercado nocturno todos los días), etc. En general miles de zonas donde uno puede comprar, o entrenerse ( como es mi caso) con la cantidad de parafernalias que se pueden encontrar, y los músicos callejeros ( muchos de ellos ciegos) que tocan para amenizar el paseo entre compra y compra.
Después de 1 semana de “me voy mañana” al final me reuni con las fuerzas para poner rumbo hacia Pai, donde también me alojaría en Giant Guesthouse, ya que los mismos de Chiang Mai, tienen otro en Pai.









































No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTARIOS?PREGUNTAS?DESEOS?PALABRAS BONITAS?ESCRIBE LO QUE DESEES!